Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra "Política de cookies."
 
Explotación sexual - ¿Qué es ECPAT? - ¿Qué es The Code? - Programas - Formación - Servicios - Colabora
 
Explotación Sexual
 
¿Qué es la Explotación Sexual de niños, niñas y adolescentes (ESCNNA)?
Trata de niños, niñas y adolescentes con fines de explotación sexual
Pornografía Infantil
Prostitución Infantil
Factores que contribuyen al desarrollo de la ESCNNA
I Congreso Mundial contra la ESCNNA (Estocolmo, 1996)
II Congreso Mundial contra la ESCNNA (Yokohama, 2001)
III Congreso Mundial contra la ESCNNA (Río de Janeiro, 2008)
Directorio de entidades en España
Red Española contra la Explotación Sexual Infantil y Adolescente
Materiales para Medios de Comunicación
 
 
Pornografía Infantil
FAPMI-ECPAT España , 01/07/2012
4914
 
 
comparte:
Facebook Twitter Linked-in

  

¿QUÉ ES LA PORNOGRAFÍA INFANTIL?

El Protocolo Facultativo de la Convención sobre los Derechos de la Infancia relativo a la venta de niños y niñas, la prostitución infantil y la utilización de niños y niñas en la pornografía (del año 2000) define el término pornografía infantil como: “(...) toda representación, por cualquier medio, de un niño -o niña- dedicado a actividades sexuales explícitas, reales o simuladas, o toda representación de las partes genitales de un niño con fines primordialmente sexuales” [1].

Siguiendo la definición del Protocolo Facultativo, se puede afirmar que la llamada "pornografía infantil" es la evidencia empírica del abuso sexual cometido sobre niños, niñas y adolescentes y, por tanto, la producción y tenencia de dicho material siempre presupone un acto criminal abusivo, humillante y degradante cometido sobre la infancia y adolescencia.

Estos materiales despersonalizan a la infancia y adolescencia, reduciéndolas a la categoría de simples mercancías. Al mismo tiempo, pueden ser utilizados como un medio para manipular a otros niños, niñas y adolescentes haciéndoles creer que la participación en las prácticas sexuales representadas son situaciones normales e incluso divertidas [2].

El Convenio del Consejo de Europa sobre Ciberdelincuencia (de 2001, firmado por España en el mismo año y con entrada en vigor en nuestro país el 1 de octubre de 2010 [3]) define como material pornográfico infantil, aquellos contenidos que contengan la representación visual de:

  1. Un menor comportándose de una forma sexualmente explícita.

  2. Una persona que parezca un menor comportándose de una forma sexualmente explícita.

  3. Imágenes realistas que representen a un menor comportándose de una forma sexualmente explícita [4].

Por su parte, el Convenio del Consejo de Europa para la protección de los niños contra la explotación y el abuso sexual (conocido como Convenio de Lanzarote), de 2007, firmado por España en 2009 y con entrada en vigor el 1 de diciembre de 2011 [5], entiende por pornografía infantil, todo material que represente de forma visual a un niño o niña manteniendo una conducta sexualmente explícita, real o simulada, o toda representación de los órganos sexuales de un niño o niña con fines principalmente sexuales [6].

 

 

¿ES CORRECTO EL USO DEL TÉRMINO “PORNOGRAFÍA INFANTIL”?

La expresión “pornografía infantil” es el término coloquial con el que se hace referencia a esta problemática y que en ocasiones oculta la verdadera dimensión de asunto, al establecer de forma implícita una relación con los contenidos pornográficos protagonizados por adultos.

Resulta más descriptivo y exacto hacer referencia a la pornografía infantil como la producción y reproducción por cualquier medio y soporte (gráfico, escrito o de audio) de escenas de abuso sexual contra personas menores de edad.

Por lo tanto, la pornografía infantil es siempre un delito. Algo que no sucede en todas las ocasiones con la pornografía en la que sólo aparecen adultos.

 

 

¿LAS IMÁGENES VIRTUALES SON CONSIDERADAS PORNOGRAFÍA INFANTIL?

Cualquier representación de abuso sexual de niños, niñas y adolescentes, ya sea en representación: visual (fotos, imágenes en papel o digitales, diapositivas, videos tradicionales o digitales, caricaturas, dibujos en papel o digitales, pinturas, etc.); de audio (grabaciones en audio con voces simuladas o reales de personas menores de edad y conversaciones telefónicas) o escrita (todo tipo de textos que describan escenas de abuso sexual de niños, niñas y adolescentes) supone una manifestación de pornografía infantil.

Dentro de las representaciones visuales se incluyen las imágenes creadas completamente de forma digital, las imágenes que representen a personas cuyos rasgos han sido retocados, o la colocación de imágenes "no sexuales" de niños, niñas o adolescentes reales en escenarios sexuales. En este sentido, es necesario subrayar que aunque no exista ninguna víctima real en alguna de estas imágenes al haber sido creadas o retocadas digitalmente, las consecuencias son igualmente dañinas para la infancia y adolescencia en su conjunto al fomentar y legitimar este tipo de comportamientos.

En el caso de España, debe destacarse la tipificación en el Código Penal como delito de la producción, venta, distribución, exhibición o facilitación de material pornográfico en el que no habiendo sido utilizados menores se emplee su voz o imagen alterada o modificada (Art. 189 .7) [7].

 

 

LA PORNOGRAFÍA INFANTIL COMO UNA FORMA DE EXPLOTACIÓN SEXUAL DE LA INFANCIA

La pornografía infantil supone la explotación sexual de personas menores de edad en base a los siguientes argumentos:

  1. Es frecuente que se engañe u obligue a los niños a practicar actos sexuales para la producción de pornografía.

  2. En ocasiones, es posible que las imágenes se tomen durante el proceso de explotación sexual sin el conocimiento de las personas menores de edad.

  3. Las imágenes son distribuidas, vendidas o comercializadas. Al margen de que el productor / distribuidor de las mismas obtenga un beneficio económico o no, transforman a la infancia y la adolescencia en algo que puede ser objeto de intercambio.

  4. Quienes consumen y/o poseen imágenes pornográficas de niños, niñas y adolescentes continúan explotándoles, ya que la demanda de este tipo de contenidos supone un incentivo para producir dicho material.

  5. Las personas que producen pornografía suelen utilizar sus productos para presionar, intimidar o sobornar a las personas menores de edad que usaron para realizar ese material [8].

  6. Una de las consecuencias de estos materiales es su función legitimadora e incitadora de demanda de prácticas de abuso y explotación sexual a niños, niñas y adolescentes. Por una parte, es responsable de la explotación sexual de personas menores de edad, a los que se utiliza para confeccionar todo tipo de material pornográfico, incluyendo la violación y la tortura. Por otra parte, repercute además sobre el conjunto de todos los niños y niñas al incrementar las posibilidades de que los consumidores materialicen sus fantasías, de manera que puedan terminar produciendo propio material pornográfico con otros menores [9].

 

 

LA PORNOGRAFÍA INFANTIL Y LAS TECNOLOGÍAS DE LA INFORMACIÓN Y LA COMUNICACIÓN

El crecimiento de Internet ha creado y sigue creando más oportunidades comerciales para los explotadores y los productores de pornografía de niños/as y adolescentes, y las TICs facilitan el desarrollo y el alcance de las redes de distribución [10].

La inexistencia de leyes uniformes que protejan a los niños/as y adolescentes de la distribución de pornografía a nivel mundial por Internet, dificulta a las autoridades judiciales y a las fuerzas de seguridad nacionales procesar a los delincuentes a nivel local.

Dado que Internet no responde a los límites de las fronteras físicas de los países, el abordaje de este problema requiere de una legislación uniforme, cooperación policial a nivel internacional y responsabilidad por parte de la industria de la tecnología interactiva [11].

La extensión de la producción y el intercambio de imágenes de abuso sexual de niños/as y adolescentes se hizo visible al mundo con la llegada de internet. Mientras que en años anteriores, las imágenes de niños siendo abusados sexualmente se distribuyeron a través de catálogos de venta por correo o intercambiadas a través del correo postal, entre personas que se conocían entre sí para su propio uso, el número de niños que fueron abusados sexualmente y se fotografiaron mientras eran explotados, así como el creciente interés para visualizar estas imágenes, descargarlas y archivarlas sólo se ha reconocido recientemente, ya que millones de estas imágenes entran en el dominio público en Internet [12]

Un estudio llevado a cabo por EU Kids Online en 2008, definió una serie de categorías para entender los riesgos relacionados con la pornografía infantil de las actividades online para los niños: 1) el daño on-line desde el contenido (el niño como un receptor pasivo de pornografía o contenido sexual perjudicial); 2) el daño desde el contacto (el niño objeto de participación instigado por parte de un adulto u otros niños en actividades como el abuso sexual que es fotografiado y luego difundido; y 3) daño desde la conducta (el niño inicia activamente un comportamiento de riesgo creando o subiendo material pornográfico a la red, que incluye encuentros físicos con adultos conocidos online, imágenes de él o de otra persona menor online, descargando imágenes de abusivas de niños).

El rango de las actividades llevadas a cabo por adultos que constituyen abuso sexual infantil online incluye a adultos que sexualmente explotan a sus propios hijos u otros niños para la producción de imágenes de abuso infantil; aquellos que descargan imágenes para su uso personal; aquellos que crean y distribuyen imágenes: y aquellos que buscan acceso a niños a través de la red online con la intención de abusar o explotarlos sexualmente [13].

 

 

¿CUÁL ES LA DIMENSIÓN DEL PROBLEMA A NIVEL GLOBAL?

Se estima que el número de imágenes de abuso infantil en Internet es de millones en el mundo.

Una diferencia importante entre una imagen online y otra que no lo es consiste en que, una vez que está en red, la imagen puede permanecer en circulación perpetuamente y prácticamente no hay un límite en cuanto a la frecuencia en que puede ser vista y compartida- algunas imágenes que disponibles hoy en día se han producido hace más de 20 o 30 años, derivadas de fotografías o vídeos que han sido digitalizados. De todos modos, la mayoría de imágenes en el ciberespacio han sido producidas mucho más recientemente y están vinculadas a la emergencia de las cámaras digitales por su coste asequible y facilidad de uso y al desarrollo de Internet.

Según datos de UNICEF, la mayoría de niños/as y adolescentes representados en imágenes de abuso sexual en la red frecuentemente son caucásicos y son chicas de entre los 1 y 10 años de edad. Esta preponderancia puede ser un reflejo del hecho de que la mayoría de estudios han sido realizados en países occidentales y los abusadores demuestran una preferencia por niños con sus propias características étnicas [14].

También puede reflejar la mayor disponibilidad de las TIC y otras tecnologías para la captura de imágenes y su distribución en países industrializados. Hay una tendencia significativa que apunta a que cada vez más los niños y niñas tienen menos edad y las imágenes son más gráficas y violentas. Lo que no está claro es si las imágenes de abuso infantil online son una forma de abuso restringida a ciertas partes del mundo o si representan un estado en el progreso del consumo y uso de Internet a nivel global.

Es difícil estimar el número de páginas web que contienen imágenes de abuso sexual infantil. La Internet Watch Fundation (IWF)[15] ha tramitado durante 2011 41.877 informes, de los cuales 13.864 incorporaban contenidos delictivos. Se estima que el 90% de todos los informes presentados a través de su Línea Directa de denuncia contienen material de abuso sexual infantil y el 35% fueron confirmados como tales por los analistas. Asimismo, el 74% de los niños víctimas parecían ser 10 años de edad y menores. El 64% de todas las direcciones URL de abuso sexual infantil representaban actividad sexual entre adultos y niños, incluyendo la violación y la tortura sexual de los niños. El 65% de las víctimas eran niñas y el 26% varones y el 8% contienen ambos sexos. En total se identificaron 12.966 URL que incluían abuso sexual de menores alojados en 1.595 dominios en todo el mundo [16].

La evidencia disponible derivada de estudios en países industrializados, apunta a que la tipología de los abusadores sexuales infantiles online son principalmente caucásicos, hombres, comúnmente con trabajo, con niveles educacionales altos, de cualquier edad, incluyendo a personas menores de edad [17]. Sin embargo, no puede establecerse un perfil determinado de este tipo de agresores. Según los Cuerpos de Seguridad del Estado, el consumidor de pornografía infantil no responde a un perfil determinado [18], y aunque la mayoría son hombres jóvenes o menores de 50 años, se encuentran personas de todos los niveles culturales y pertenecientes a diferentes sectores laborales [19].

Las TIC también han creado un entorno en el que la pornografía se ha hecho accesible fácilmente. Una de las diferencias clave con la era pre-Internet es que hoy en día hay muchas páginas web disponibles que muestran formas de pornografía extrema a las que pueden tener acceso las personas menores de edad [20]. Hasta la fecha hay evidencias sobre las implicaciones de la exposición a estos riesgos. La preocupación se está incrementando por parte de los profesionales que trabajan con infancia sobre estos aspectos, como pueden ser –por ejemplo- la emergencia de modelos femeninos basados en comportamientos altamente sexualizados. Las TIC también han fomentado el fenómeno de la exposición a pornografía no deseada. El grado de exposición a que los niños/as o adolescentes están expuestos parece estar influido por la edad, las normas sociales y el grado de control que tienen en el acceso a estas páginas web [21].

 

 


[1] Protocolo facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño relativo a la venta de niños, la prostitución infantil y la utilización de niños en la pornografía. Resolución A/RES/54/263 del 25 de mayo de 2000. Entrada en vigor: 18 de enero de 2002 Art. 2.c. disponible en: http://www2.ohchr.org/spanish/law/crc-sale.htm

[2] Save the Children (2009) Evaluación del II Plan Nacional  contra la explotación sexual de la infancia y la adolescencia (2006-2009).. Disponible en: http://www.savethechildren.es/docs/Ficheros/443/Evaluacion_II_Plan_Explotacion.pdf

[3] Instrumento de Ratificación del Convenio sobre la Ciberdelincuencia, hecho en Budapest el 23 de noviembre de2001 (de 20 de mayo de 2010). Disponible en: http://noticias.juridicas.com/base_datos/Penal/ir140910-je.html#a36

[4] Sin embargo, los países que ratifican este Convenio pueden optar por ratificar sólo el aspecto a) y no el b) y el c).

[5] Instrumento de Ratificación del Convenio del Consejo de Europa para la protección de los niños contra la explotación y el abuso sexual, hecho en Lanzarote el 25 de octubre de 2007.Disponible en: http://noticias.juridicas.com/base_datos/Penal/ir251007-je.html

[6] Convenio del Consejo de Europa para la protección de los niños contra la explotación y el abuso sexual. Disponible en: http://www.boe.es/boe/dias/2010/11/12/pdfs/BOE-A-2010-17392.pdf

[7] Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal, Artículo 189. 7: Será castigado con la pena de prisión de tres meses a un año o multa de seis meses a dos años el que produjere, vendiere, distribuyere, exhibiere o facilitare por cualquier medio material pornográfico en el que no habiendo sido utilizados directamente menores o incapaces, se emplee su voz o imagen alterada o modificada. Disponible en: http://noticias.juridicas.com/base_datos/Penal/lo10-1995.l2t8.html#a189

[8] ECPAT International: Formas de explotación sexual de niños y adolescentes. Tríptico informativo disponible en: http://www.ecpat.net/ei/Publications/ECPAT/Brochure_SPA.pdf

[9] Consecuencias de la pornografía infantil, publicado por la Asociación Contra la Pornografía Infantil (ACP) en http://www.asociacion-acpi.org

[10] Por ejemplo, en Abril de 2004, la Guardia Civil detectó 27.000 fotografías de menores y 500 videos, con cerca de 1.000 usuarios cuyos datos fueron identificados. Disponible en: http://delitosinformaticos.com/noticias/109690178398538.shtml

[11] ECPAT Internacional (2008): Combatiendo el turismo sexual con niños y adolescentes. Preguntas Frecuentes. Disponible en: http://www.ecpat.net/ei/Publications/CST/CST_FAQ_SPA.pdf

[12] ECPAT International (2006). La violencia contra los niños en el ciberespacio. Contribución al Estudio Mundial  de las Naciones Unidas sobre la Violencia contra los Niños. Disponible en:  www.ecpat.net/ei/Publications/ICT/Cyberspace_SPA.pdf

[13] Hasebrink, U., Livingstone, S., Haddon, L. (2008) Comparing children’s online opportunities and risks  across Europe: Cross-national comparisons for EU Kids Online. Citado en: UNICEF Innocenti Research Center (2011): Safety Online Global challenges and strategies. Disponible en: http://eprints.lse.ac.uk/21656/1/D3.2_Report-Cross_national_comparisons.pdf

[14] Traducido de UNICEF Innocenti Research Center (2011): Safety Online Global challenges and strategies. Disponible en: http://eprints.lse.ac.uk/21656/1/D3.2_Report-Cross_national_comparisons.pdf

[15] La IWF se estableció para cumplir con un papel independiente en la recepción, evaluación y seguimiento de las quejas del público sobre el contenido de abuso sexual infantil en Internet y para apoyar el desarrollo de sistemas de clasificación del sitio web. Desde su formación, la IWF ha participado activamente en el funcionamiento del servicio de la Línea de emergencia disponible para que los ciudadanos puedan denunciar los contenidos potencialmente criminales en colaboración con los Servicios de Policía en el Reino Unido. Más información: http://www.iwf.org.uk

[16] Internet Watch Fundation (2011). Operational Trends 2011. Para información más detallada, ver: http://www.iwf.org.uk/resources/trends#1

[17] Traducido de UNICEF Innocenti Research Center (2011): Child Safety Online Global challenges and strategies. Disponible en: http://www.unicef.es/sites/www.unicef.es/files/Child_Safety_online_-_Global_challenges_and_strategies.pdf 

[18] Los primeros estudios en España sobre el perfil de los consumidores de pornografía infantil en internet se iniciaron en 2011 en la Universidad de Jaén, y en Madrid, con el apoyo del Defensor del Menor.

[19] Ministerio de Sanidad, Política e Igualdad. III Plan de Acción contra la Explotación Sexual de la Infancia y la Adolescencia (2010-2013). España. 20 de Diciembre de 2010. p. 26. 

[20] Por ejemplo, INTECO (2009) Estudio sobre la privacidad de los datos personales y la seguridad de la información en las redes sociales online” recoge que de los usuarios de redes sociales, 7 de cada 10, son internautas menores de 35 años:un 36,5% entre 15 y 24 años y un 32,5% entre 25 y 34 años. Disponible en: http://www.inteco.es/Seguridad/Observatorio/Estudios/est_red_sociales_es

En el Reino Unido se estima que las personas comprendidas en este grupo de edad suponen el 35%, fuente: OFCOM (2008) Social Networking. A quantitative and qualitative research report into attitudes, behaviours and use. Disponible en: http://stakeholders.ofcom.org.uk/binaries/research/media-literacy/report1.pdf   

Y en EEUU el porcentaje alcanzaría el 55% entre los usuarios que tienen de 12 a 17 años. Pew Internet Project's (2007). Social networking website and teens: an overview. Disponible en: http://www.pewinternet.org/~/media//Files/Reports/2007/PIP_SNS_Data_Memo_Jan_2007.pdf.pdf

[21] Traducido de UNIECF Innocenti Research Center (2011) Child Safety Online Global challenges and strategies.Disponible en: http://www.unicef.es/sites/www.unicef.es/files/Child_Safety_online_-_Global_challenges_and_strategies.pdf

 

Imprimir Documento
Enviar Documento
Versión Descargable No Disponible
descarga
 
  The Code Unwto Unicef Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad
Website ecpat-spain.org - © 2012. Todos los derechos reservados. Diseño web MultiMedia Team.