Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra "Política de cookies."
 
Explotación sexual - ¿Qué es ECPAT? - ¿Qué es The Code? - Programas - Formación -
Uno de Cada Cinco - Programa SdPi - Colabora
 
Explotación Sexual
 
¿Qué es la Explotación Sexual de niños, niñas y adolescentes (ESCNNA)?
Trata de niños, niñas y adolescentes con fines de explotación sexual
Definición
Trata de personas vs. Tráfico ilícito de migrantes
Trata de personas menores de edad
Datos disponibles a nivel global
Datos disponibles: España
El proceso de trata
Consecuencias
Pornografía Infantil
Prostitución Infantil
Factores que contribuyen al desarrollo de la ESCNNA
I Congreso Mundial contra la ESCNNA (Estocolmo, 1996)
II Congreso Mundial contra la ESCNNA (Yokohama, 2001)
III Congreso Mundial contra la ESCNNA (Río de Janeiro, 2008)
Directorio de entidades en España
Red Española contra la Explotación Sexual Infantil y Adolescente
Materiales para Medios de Comunicación
 
 
Trata de niños, niñas y adolescentes con fines de explotación sexual
Definición
FAPMI-ECPAT España , 20/07/2015
1744
 
 
comparte:
Facebook Twitter Linked-in

Definición

 

A nivel internacional, la definición más ampliamente utilizada y consensuada es la que se describe en el Protocolo Facultativo de la Convención para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas, especialmente mujeres y niños [1]: “Por "trata de personas" se entenderá la captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de personas, recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad o a la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra, con fines de explotación. Esa explotación incluirá, como mínimo, la explotación de la prostitución ajena u otras formas de explotación sexual, los trabajos o servicios forzados, la esclavitud o las prácticas análogas a la esclavitud, la servidumbre o la extracción de órganos” (Art. 3.a). El consentimiento dado por la víctima de la trata de personas a toda forma de explotación que se tenga la intención de realizar descrita en el apartado a) del presente artículo no se tendrá en cuenta cuando se haya recurrido a cualquiera de los medios enunciados en dicho apartado” (Art. 3.b).

El Protocolo se centra en la definición de la trata de personas, primordialmente, como un delito y no define de manera concreta lo que puede ser entendido como “otras formas de explotación”, en particular aquella que se da en sectores distintos de la industria del sexo, así como el término “víctima”, lo cual hace difícil determinar qué tipo de asistencia y atención debe ser proporcionada de acuerdo a las necesidades de las víctimas.

Por otra parte, el Convenio del Consejo de Europ sobre la Lucha contra la Trata de Seres Humanos [2], adopta la definición proporcionada en el Protocolo de Palermo (Art. 4.a y Art. 4 c) e incluye una, por separado, del concepto de víctima“Por «víctima» se entenderá toda persona física que sea objeto de trata de seres humanos según se define en el presente artículo” (Art. 4.e) .

La directiva 2011/36/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, relativa a la prevención y lucha contra la trata de seres humanos y a la protección de las víctimas [3] proporciona una definición amplia a la trata de personas:“la presente Directiva adopta un concepto más amplio de lo que debe considerarse trata de seres humanos (…) e incluye, por tanto, otras formas de explotación”, como por ejemplo,” mendicidad forzosa o la explotación para realizar actividades delictivas como carterismo, hurtos en comercios, tráfico de estupefacientes y otras actividades similares que están castigadas con penas e implican una ganancia económica. (…) La definición incluye “otras conductas como, por ejemplo, la adopción ilegal o los matrimonios forzados, en la medida en que concurran los elementos constitutivos de la trata de seres humanos” (Párrafo 11).

La legislación española incluye como delito de trata de personas, la captación, el transporte, el traslado, la acogida, la recepción o el alojamiento de personas, empleando  “violencia, intimidación o engaño, o abusando de una situación de superioridad o de necesidad o de vulnerabilidad de la víctima nacional o extranjera, ya sea en territorio español, sea desde España, en tránsito o con destino a ella”, con las siguientes finalidades: “a) la imposición de trabajo o servicios forzados, la esclavitud o prácticas similares a la esclavitud o a la servidumbre o a la mendicidad; b) la explotación sexual, incluida la pornografía; c) La extracción de sus órganos corporales” [4].



[1] Resolución A/RES/55/25 de la Asamblea de Nacionales Unidas por la que se apruebael Protocolo para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas, especialmente mujeres y niños, que complementa la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional. O.c. (nota 1)

[2] Convenio Nº 197 del Consejo de Europa sobre la Lucha contra la Trata de Seres Humanos. O.c. (nota 34)

[3] Directiva 2011/36/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, relativa a la prevención y lucha contra la trata de seres humanos y a la protección de las víctimas. O.c. (nota 70).

[4] LO 5/2010. Art. 177 bis. 1. Oc. P.  15

 

Imprimir Documento
Enviar Documento
Versión Descargable No Disponible
descarga
 
  The Code Unwto Unicef Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad
Website ecpat-spain.org - © 2012. Todos los derechos reservados. Diseño web MultiMedia Team.